El fundador de la famosa revista le vendió su célebre propiedad a su vecino Daren Metropoulos.

El millonario acuerdo supone, sin embargo, una considerable rebaja respecto a su precio de salida, ya que cuando Hefner la puso a la venta este año pidió de inicio 200 millones.

No obstante, el contrato incluye entre sus cláusulas que Hefner, de 90 años, podrá residir lo que le resta de vida en la mansión, que compró en 1970 por un millón de dólares y que está ubicada en las colinas de Holmby Hills, de Los Ángeles.

La mansión Playboy ha sido el centro creativo de ‘Hef’, su residencia y su lugar de trabajo durante los últimos 40 años, y así seguirá siendo si se vende”, indicó en un comunicado, cuando salió a la venta la mansión, el director ejecutivo de Playboy Enterprises, Scott Flanders.